El primer paso antes de acometer la reforma es identificar los inconvenientes que podamos tener en el cuarto de baño. Por ejemplo si los sanitarios tienen un tamaño demasiado grande para el espacio, o tienen una situación errónea como un inodoro pegado a la puerta. En estos casos, tal vez haya que diseñar una nueva distribución y elegir sanitarios de un tamaño adecuado.

Identificar los inconvenientes de los baños pequeños

Debes pensar si existen elementos que no utilizas, como por ejemplo el bidé. Si bien hay cada vez más adeptos en el mundo a este elemento, hay quienes no lo utilizan. En tal caso, si tienes uno y no lo utilizas, podrías aprovechar ese espacio para colocar algún mueble de almacenaje.

Cuando el espacio es estrecho y rectangular, la distribución más recomendable es situar los sanitarios en hilera, con la bañera o la ducha al fondo. Es recomendable evitar situar las piezas enfrentadas.

Baños sin bañera

Cambiar la bañera por un plato de ducha es una de las reformas para baños pequeños más solicitada. Es una muy buena solución porque se consigue amplitud a nivel del suelo. Es una obra sencilla y rápida con la que se consigue mejorar el acceso, sobre todo para las personas mayores. Puedes escoger entre los diferentes tipos de mamparas que existen en el mercado. Aunque son tendencia las mamparas sin perfiles.